Su llamativo look es una curiosa mezcla entre la choni más radical que seas capaz de encontrar en una concentración de tunning y un personaje de anime especialmente extravagante y zorrón. Su gran afición es irse a bailar a discotecas poligoneras y no lo oculta: le encanta practicar la garganta profunda con sus compañeros de rodaje. Afirma que perdió la virginidad a los 15 años en un botellón con sus amigos, y tampoco nos extraña.

Una chica con un look que no pasa desapercibido para nadie y eso es lo que pretende Melody. Una absoluta fan de la fiesta más radical, Melody es una asidua año tras año a las mejores discotecas y clubs de Ibiza. Amante del sexo sin límites, adicta al anal y a las gargantas profundas en escena y también en la vida privada.