Nacida en Rumanía, pero afincada hace ya tiempo en España, Julia de Lucía rueda la mayoría de sus escenas dentro del territorio nacional, aunque también ha trabajado en otros países europeos como Francia, Alemania y Hungría. La veterana actriz Salma de Nora fue la que guio los primeros pasos en el porno de Julia de Lucía allá por el 2010, y desde entonces no ha parado de grabar escenas de gran carga sexual para productoras como CumLouder, Kink, Magma, Evil Angel o Brazzers.

Así que su bagaje en el porno es muy extenso, con un número incontable de escenas filmadas en sus ya casi 9 años de carrera. El secreto para ser una actriz tan solicitada por algunas de las principales productoras es su absoluta predisposición para dejarse explorar todas las zonas de su cuerpo frente a las cámaras, sin poner límites.

Julia de Lucia

Julia compagina su trabajo de actriz porno con el de webcammer, y es frecuente verla en salones eróticos como el de Barcelona y en festivales como el Venus de Berlín, evento en el que rodó su primera escena pornográfica junto a dos veteranos actores alemanes.

Ya sea al mirar fijamente sus ojos negros de los Cárpatos mientras realiza una mamada, o al explorar las humedades de su vagina, la sensualidad rumana de Julia de Lucía cautiva a todos. Ella lo tuvo claro desde bastante joven y se mudó a España para disfrutar del sol y la playa, mientras que descubría la lujuria desenfrenada en sesiones de sexo sin ataduras con chicos, chicas y grupos.

Después de haber rodado todo tipo de escenas, su máxima ambición es conseguir la nacionalidad española y dar el salto a la industria del porno de Estados Unidos. Con su aire misterioso de Europa del Este y todas las cavidades de su cuerpo proclives a generar placer, Julia de Lucía es un portento del cine porno a la que hay que seguir de cerca en su recién estrenada segunda etapa como milf.