Candela X es una sevillana de 23 años que ya tardaba en meterse en el porno. Ella misma se define como una auténtica zorra. Cuando no puede follar, se masturba. Si acaba de echar un polvo con un tío, se masturba. Candela X siempre tiene ganas de follar. Adora los tatuajes, los tiene por todo el cuerpo. De todos ellos, destaca uno en el que unas llamas salen de su coño. Y no es para menos. Candela X siempre lo tiene caliente.

El tatuaje que tiene esta sevillana nacida en 1989, en el que salen unas llamas de su vagina rasurada, es toda una declaración de intenciones. Candela X confiesa que decidió probar suerte en el mundo del porno como una salida laboral. Se encontraba en el paro y no estaba relacionada con nadie del negocio, pero vislumbró que ahí podía estar su futuro, ya que no tenía ni tiene ningún tabú en el plano sexual y se considera extremadamente viciosa, caliente y juguetona.

Lo cierto es que desde su debut en el 2013 le ha ido muy bien. Nada más descubrir su vocación, envió unos cuantos vídeos a una productora y empezó a exhibirse delante de una webcam. Apenas un mes más tarde, ya le ofrecieron hacer porno. Hasta entonces compagina las dos actividades, y lo hace sin medias tintas; el anal, el fisting anal, la doble penetración o la sumisión son algunas de las actividades que realiza con total soltura y entusiasmo.

Con un nombre que le viene como anillo al dedo, Candela X ha rodado para CumLouder, LegalPorno, JacquieEtMichelTV o German Goo Girls, productora alemana que se distingue por filmar algunas de las escenas grupales más bizarras que pueden verse actualmente en el porno. Y es que esta voluptuosa y descarada andaluza de aire choni puede gustar más o menos, pero no se le puede negar su total entrega y predisposición, cualidades que, naturalmente, valoran los profesionales de la industria.

Candela X fue portada de la revista Interviú en el año 2017, acumula más de 50.000 seguidores en las redes sociales y manifiesta que le encanta la cámara, seducir con la mirada y sentirse deseada. Con un cuerpo escultural engalanado con tatuajes coloridos, esperamos que Candela permanezca «on fire» durante muchos años.